UTILIZAMOS COOKIES PROPIAS.
Para mejorar nuestros servicios y personalizar contenido, estas son de obligada aceptación para poder garantizar un correcto funcionamiento de la web.

COOKIES DE TERCEROS
Con finalidad analítica.
Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.

Para obtener más información sobre el uso de las cookies, configuración, origen, sus finalidades y sus derechos, acceda a nuestra Política de cookies

Para aceptar su uso puede hacer click en el botón

ACEPTAR TODAS

Si usted no está de acuerdo con alguna de estas, PUEDE CAMBIAR SUS PREFERENCIAS:

RECHAZAR SOLO COOKIES DE TERCEROS
RECHAZAR TODAS

EL BLOG DE TU ESTILO DE VIDA

En nuestro blog encontrarás recomendaciones, ejercicios, rutinas, novedades y mucho más para ponerte en forma cuidando tu salud

¿Conoces el signo de Laségue?

Post de FaWellness |

imagen blog FaWellness | ¿Conoces el signo de Laségue?

El signo de Laségue es un dolor provocado al tensar el nervio ciático o una de sus raíces. Se explora con la persona en decubito supino (tumbado hacia arriba), elevando progresiva y lentamente el miembro inferior (pierna).

El dolor reproduce el dolor ciático que experimenta de manera espontánea la persona explorada, es decir, en la topografía de la raíz afectada.

Los trabajos de Charnley han demostrado que las raíces se deslizan libremente a través de los agujeros de conjunción y que en el transcurso de la elevación del miembro inferior (pierna), con las rodillas extendidas, las raíces se desplazan fuera de este agujero de conjunción en una longitud que puede alcanzar 12 mm en el caso de la quinta raíz lumbar. (Fig 1).

Presta atención y sigue leyendo. Ahora te explicaré de la forma más breve y concisa que pueda, cómo se interpreta el signo de Laségue:

1- Cuando la persona está en decúbito supino, (tumbado boca arriba), con los miembros inferiores descansando sobre el plano de apoyo (pies estirados y relajados) Fig 2., el nervio ciático y sus raíces están perfectamente distendidos.

2- Cuando se eleva el miembro inferior con las rodillas flexionadas (Fig 3), el nervio ciático y sus raíces todavía permanecen distendidos.

3- Pero si entonces se extiende la rodilla o bien se eleva progresivamente el miembro inferior con la rodilla extendida (Fig 4), el nervio ciático se ve obligado a recorrer un trayecto más largo y en consecuencia está sometido a una tensión creciente.

En una persona sin afección, las raíces se deslizan libremente por el agujero de conjunción y esta maniobra no es nada dolorosa (más allá del posible acortamiento muscular), sólo aparece dolor en la parte posterior del muslo, al final de la elevación, cuando el miembro inferior se aproxima a la vertical (Fig 5), debido a la tensión de los músculos isquiotibiales en las personas que han perdido flexibilidad, tratándose de un falso signo de Laségue

Por el contrario, cuando una de las raíces queda bloqueada en el agujero de conjunción o cuando debe recorrer un trayecto ligeramente más largo sobre la convexidad de una hernia discal, una elevación moderada del miembro inferior provocará dolor al tensarlo. Entonces aquí sí estamos hablando de un verdadero signo de Laségue que, generalmente, aparece por debajo de los 60º de flexión, de hecho, por encima de los 60º ya no se trata de este signo, puesto que la tensión del nervio ciático alcanza su máximo a los 60º.

Por tanto, el dolor ciático provocado puede aparecer en una elevación de 10º, 15º ó 20º del miembro inferior, lo que es característico del signo de Laségue, permitiendo así dar una noción cuantitativa.

Es necesario destacar un punto en particular, durante la elevación forzada de la pierna, con esta extendida, la fuerza de tracción sobre las raíces alcanza los 3 kg. No obstante, la resistencia a la tracción de estas raíces es de 3,2kg. Si una de ellas está bloqueada o relativamente acortada por una hernia discal, una maniobra brusca puede provocar una ruptura de los axones en el interior de la raíz, lo que se traduce en una parálisis, con frecuencia transitoria pero a veces lenta de regresión.

Entonces tienes que tener cuidado y precaución con: 

1- Por una parte, efectuar siempre esta maniobra con suavidad y detener la elevación del miembro cuando aparezca el dolor.

2- Por otro lado, no se debe realizar esta maniobra estando bajo efecto de anestesia general. El dolor no puede indicar la interrupción del movimiento, esto puede acaecer al colocar a la persona para una intervencion quirúrjica de hernia discal.

Recuerda, vive el momento y respira salud.

SI TE APETECE PUEDES DEJAR UN COMENTARIO, NOS GUSTA SABER QUÉ PIENSAS...

He leído y acepto la Política de privacidad

* VERIFICACIÓN DE SEGURIDAD, RESPONDE LA PREGUNTA: